GEMOTERAPIA

PROPIEDADES CURATIVAS DE LAS PIEDRAS

Las gemas, y piedras semipreciosas, han sido empleadas como amuletos y ornamentos desde la antigüedad, rodeadas siempre por cierto misticismo.

La gemoterapia consiste en la utilización de piedras, gemas, cuarzos y cristales para obtener un efecto terapéutico. Esta disciplina alternativa propone que las piedras guardan propiedades curativas, y pueden ayudar a equilibrar el cuerpo y mente para conseguir así una salud óptima.

Piedras y salud

Las piedras semipreciosas o gemas, son una especie de roca que se utilizan usualmente para ornamentos, las vemos comúnmente como parte de collares, pulseras, y accesorios varios, sin embargo, se cree que poseen propiedades energéticas que pueden beneficiar al organismo.

Piedras de origen inorgánico: son minerales, como los cristales, el cuarzo, y suelen formarse en la corteza terrestre.

Piedras con origen animal: aunque sus componentes suelen ser también minerales, las piedras pueden tener un origen orgánico, un claro ejemplo es la perla, que forman los moluscos bivalvos como una reacción de protección ante un objeto extraño.

Piedras de origen vegetal: Un ejemplo es el ámbar, que es resina fosilizada en un proceso de miles de años.

De acuerdo a la gemoterapia, las piedras tienen la capacidad de “absorber” energía de la tierra o de su medio, y que al entrar en contacto con nuestro cuerpo esta energía tiene propiedades curativas.

Tipos de piedras y función de acuerdo a la gemoterapia

Aunque se parezcan, no todas las piedras son iguales, y no todas ejercen la misma función en nuestro organismo, cada una de ellas posee diferentes propiedades dependiendo de su vibración cromática y molecular.

Ágata: Es una piedra útil contra el estrés ya que ayuda a desintoxicar el cuerpo de sus efectos. La ágata de tonos azules, favorece la relajación, mientras que la roja favorece la energía.

Ámbar: apreciado por varias culturas, para los chinos, el ámbar es una piedra que guarda la esencia de la vida, mientras que la cultura egipcia la empleaba con fines religiosos y medicinales. Esta piedra ayuda a absorber energía negativa y fortalece el órgano sobre el cual se coloque.

Aguamarina: al igual que la ágata, se trata de una piedra útil para combatir el estrés, y favorece el buen funcionamiento de la tiroides.

Cuarzo o cristal de roca: En la antigüedad, era utilizado como piedra mágica, el cristal de roca, activa la energía, y purifica. Se dice que sirve para todo, desde aliviar el dolor, hasta armonizar nuestro entorno.

Cuarzo rosa: Está vinculada al amor y la creatividad, combate la tristeza y es reconfortante en las pérdidas. Favorece una buena autoestima.

Cuarzo amarillo: Brinda energía vital, y suele recomendarse para tenerse en la cocina, ya que favorece una buena nutrición y otorga abundancia.

Coral: Es empleado para mejorar la circulación, el coral también favorece el entusiasmo y la determinación.

Esmeralda: Es considerada útil contra los trastornos del sueño. Mejora la memoria, y la fertilidad. También ayuda a purificar el ambiente alejando las vibraciones negativas.

Jade: Considerada una piedra que otorgaba protección por los chinos, esta piedra brinda fortaleza física y emocional. Además, se relaciona con la longevidad, y el éxito de los negocios.

Granate: Se le confieren poderes afrodisiacos. El granate atrae el amor y es útil en mejorar las relaciones sociales. Mejora la fertilidad y estimula el sistema inmunológico.

Lapislázuli: Es útil frente al estrés y favorece un buen estado de ánimo así como las relaciones con amistades. El lapislázuli también ayuda a regular la presión arterial y combate lo dolores de cabeza recurrentes.

Ojo de tigre: Ayuda a la concentración, se considera útil en lugares de estudio y oficinas, regula nuestra energía y buen humor.

Malaquita: Piedra que ayuda a depurar el hígado y evita los cólicos, también favorece la tranquilidad y el equilibrio. Se puede colocar en la cocina o el cuarto de baño.

Ónix: Se trata de una piedra beneficiosa contra estados depresivos, ayuda a calmar el miedo a lo desconocido y estabiliza la mente.

Perla: Ayudan a regular las funciones reproductoras femeninas, la perlas favorecen la dulzura y tranquilidad, por lo que son consideradas muy femeninas.

Rodocrosita: Se aconseja utilizar en pares, es decir, de dos en dos, son útiles para desbloquear emociones reprimidas, y activan la energía del amor.

Turmalina: Favorece la energía positiva, se utiliza para tratar los dolores cuyo origen es emocional.